La vuelta al mundo en una empanada

Las empanadas son, posiblemente, una de las elaboraciones gastronómicas más reinterpretadas por las cocinas del mundo. Ya os contamos en uno de nuestros posts que incluso el origen de las empanadas podría ubicarse en diferentes puntos cardinales del planeta. En cada lugar y cultura toman un nombre y unas características. Además, a lo largo de la historia, este bocado suculento ha viajado y se ha instaurado en un buen puñado de países. El resultado, podemos casi la vuelta al mundo probando empanadas. 

Demos aquí una breve y suculenta vuelta saboreando esta delicia de masa rellena. No están ni todas ellas ni todos los orígenes, pero estos 10 países dejan buena muestra de lo “viajera” que es nuestra preciada empanadilla:  

  1. España. En toda la geografía española encontramos empanadas dulces o saladas. Desde las “crestes” catalanes, a las empanadas gallegas, pasando por las casadielles asturianas, las truchas de Salamanca, los borrachuelos canarios, la berziana o los bollos preñaos de Cantabria y Asturias. 
  2. Italia. En el país de la bota encontramos una de las empanadas XXL, el calzone. Se elabora con una masa parecida a la de la pizza, y su forma realmente es la de una empanada enorme. Pero en Italia hay otras elaboraciones inspiradas en estos bocados, como las panzerotti de la región de Apulia, más pequeñas, rellenas de salsa de tomate y mozzarella y fritas en aceite de oliva. 
  3. Grecia. Las empanadas más populares son las spanakotiropites, rellenas de espinaca y queso feta y con una masa hojaldrada de harina de trigo. Pero no son las únicas empanadas. También podemos saborear las kreatopitas de carne de oveja o cabra, las hortopitas de verduras, y la kotopita o empanada de pollo.  
  4. Polonia. El pierogi es una empanada típica de algunos países de Europa del Este, entre ellos, Polonia. Están elaboradas con harina de trigo y están rellenas de queso, patatas, champiñones o carne. En este caso, se cocinan primero en agua hirviendo y luego se fríen en mantequilla.
  5. Reino Unido. La típica empanadilla británica es el cornish pasty, o british party. Rellena de carne y verdura, el cornish pasty es toda una delicia al paladar y muy popular en la región donde se inventó, en Cornwall. De hecho, es tan importante este plato allí que desde el 2011 posee Denominación de Origen Protegida. 
  6. Rusia. Las cheburekis es uno de los platos nacionales de la cocina tártara de Crimea. Estas empanadillas rellenas de carne jugosa y bien sazonada, son muy populares en todo el Cáucaso, Asia Central, Rusia, Lituania, Ucrania, Europa del Este, incluso en Turquía​ y Rumania.  
  7. China y otros países de Asia. En este vasto país encontramos infinidad de cocinas, muy arraigadas a cada zona, e incluso muy diferentes entre ellas. Pero una de las elaboraciones más populares en toda China son las  jiaozi (un tipo de dumplings), de pequeño tamaño, masa más gruesa que el wanton, rellenas de carne o de verduras. Se elaboran con una masa de harina de trigo y se cocinan en agua hirviendo. La versión japonesa son las gyozas, las coreanas se llaman mandu, en Tailandia adquieren el nombre de kyo, y en el Nepal, momo. 
  8. Venezuela. Son de masa de harina de maíz, blanca o amarilla, a la que se le añade agua, sal y un poco de aceite, y se cocinan friéndolas. Sus rellenos pueden variar, pero entre los más populares, el queso blanco, la carne mechada, el pollo y el pescado, y la de cazón.
  9. Argentina. Llegaron de la mano de los españoles hace varios siglos, y se han convertido en plato nacional. A lo largo y ancho de la geografía argentina hay diferentes tipos. Las de las provincias del Norte son famosas por su sabor, y por su carne cortada a cuchillo. Si viajamos hasta la Patagonia encontraríamos las famosas empanadas de cordero. También destacan las tucumanas, elaboradas con carne magra, cebolla de verdeo y blanca, comino, pimentón y mucho ají; y las salteñas, cuyo relleno tiene una textura similar a un estofado o guiso, y tienen patata hervida, huevo y en algunos casos arvejas. 
  10. Chile. En Chile, las empanadas son las reinas. Incluso Salvador Allende, presidente entre 1970 y 1973, subrayó en un popular discurso sobre su proyecto político que sería una “revolución con sabor a vino tinto y olor a empanada”. La más famosa de las empanadas chilenas es la de “pino“, un relleno de carne picada finamente, condimentada con ají, comino, aceituna negra, huevo duro y pasas. Durante Semana Santa, es común que se cocinen empanadas de mariscos, además, existen algunas versiones de la empanada que se hacen con acelga, con queso y con ingredientes dulces como manzanas o peras.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Articles Relacionats

La vuelta al mundo en una empanada

Las empanadas son, posiblemente, una de las elaboraciones gastronómicas más reinterpretadas por las cocinas del mundo. Ya os contamos en uno de nuestros posts que